A sólo un día de nuestras Master Class gratuitas!

Mañana es tu oportunidad para conocer el mundo de la restauración de Arte, apúntate a nuestras clases de forma gratuita y participa en el sorteos de dos cursos.

Falta sólo un día para que comience el ciclo de Master Class, que nuestra escuela Ecore ha preparado para todos quienes quieran aprender sobre Restauración y Conservación de Arte.

Además, al final del ciclo realizaremos un sorteo entre todos quienes hayan asistido para regalar 2 cursos completos de restauración. Podrás elegir el curso que quieras y convertirte en todo un restaurador.

La jornada comenzará mañana a las 10:00 horas, donde podrás elegir participar en una clase de restauración de Pintura o Restauración de Muebles. Las clases se dictarán en la mañana y en la tarde durante dos días, así que si lo deseas puedes asistir a ambas.

En restauración de Pintura aprenderás con una muestra práctica cómo reintegrar el color a las obras que lo han perdido y cómo identificar micro y macroscópicamente fibras comunes en obras pictóricas.

La Master Class tendrá una duración de tres horas y dispondrá de 9 plazas. Durante la tarde a partir de las de las 16 horas también podrás tomar esta Master Class gratuita.

Si deseas asistir a la Master Class de Restauración de Muebles, podrás aprender acabados para muebles como goma y laca. Además, realizaremos una práctica de teñido de madera sobre tablas y muestras de dorado sobre madera.

Si no te haz inscrito hazlo ahora mismo. Apúntate llamando al 93 301 54 99 o enviandor un mail con tu nombre, mail y teléfono de contacto, indicando la Master Class a info@ecore.ws. Te esperamos!

Matricula Abierta inicio de cursos Septiembre y Octubre

Poco a poco va quedando atrás la playa, el sol, las vacaciones de verano y se aproximan los meses de inicios de clases. Por ello, Ecore te invita a formar parte de nuestra escuela y a inscribirte desde ya en cualquiera de nuestros cursos.

 

 

Ha ha comenzado el proceso de inscripción para los cursos anuales 2011-2012, las matriculas ya están abiertas para que puedas elegir entre los más variados cursos de restauración del mercado.

Nuestra escuela cuenta más de 10 años de experiencia en el campo de la docencia en restauración y ha formado profesionales de todo el mundo.

Nuestra misión es transmitir la importancia de las obras de Arte y antigüedades como bienes culturales. Por ello, buscamos entregar todas las herramientas necesarias para que nuestros alumnos sean verdaderos profesionales en restauración y conservación de arte.

Ecore además de enseñar como devolver a cada pieza su vida original e integridad, busca transmitir la responsabilidad del oficio a sus alumnos, utilizando los mejores productos (reversibles) para no alterar ni alma ni la materia física de la pieza.

Contamos con un grupo de profesionales del más alto nivel con gran trayectoria académica y experiencia profesional.

En nuestra escuela podrás encontrar cursos de 140 horas que se realizan entre octubre y junio. También cursos semestrales de febrero a junio (140 horas), cursos trimestrales y cursos intensivos de verano de cuatro horas semanales. Un ejemplo de ello son nuestros cursos intensivos de septiembre a los que puedes apuntarte ya!

Nuestros cursos en general cuentan con clases prácticas y teóricas, con horarios de mañana, tarde y noche. Además nuestros cursos son reconocidos por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

También puedes elegir entre los cursos más variados de restauración como: restauración de pintura, muebles, documentos gráficos, escultura policromada, material arqueológico, piedra, restauración integral, tapicería, acabados para muebles, fósiles y huesos, dorados y plateados, materiales y productos de restauración, vidrieras, entre otros. Te esperamos!

Vidrieras Españolas

Comenzamos la tercera y última parte de nuestro recorrido por la historia del arte de las vidrieras, con un breve resumen sobre los aspectos más importantes de la historia del vitral en España.

El arte de la vidriera no fue ampliamente trabajado en España, como lo fue en otros países de Europa. Sin embargo, existen destacadas obras como la vidriera de la Catedral de León que se fue realizada en el periodo gótico lineal.

El Martirio de San Lorenzo o San Vicente se cree que fue la primera vidriera de España. En la actualidad esta obra se encuentra en Museo Worcester de Massachusetts en Estados Unidos.

En la ciudad de Burgos se encuentran tres vitrales característicos de la transición gótica. Nos referimos a San Pedro, San Juan y San Pablo, los que se pueden ver en el Monasterio de las Huelgas. Se cree que estas vidrieras se realizaron en el año 1200, siendo unas de las más antiguas de España. En ellas se aprecia una gran estilización de las figuras y colores primarios de gran grosor y profundidad.

Hacia el siglo XIII se destacan diferentes catedrales que muestran vidrieras con fondos ornamentales y de colores muy vivos como: Caspe, Palma de Mallorca, Toledo, Sevilla, Zaragoza, entre otras.

Sin embargo, una de las zonas de España que más se destacó en el arte de las vidrieras fue Cataluña, debido a la influencia de muchos artistas franceses que vivían en la ciudad.

Un claro ejemplo de ello son las vidrieras de la Catedral Santa María del Mar de Barcelona, realizadas por Antonio Llonye en el 1460, quien adaptó el estilo de la pintura flamenca al trabajo de las vidrieras.

Catedral Santa María del Mar Barcelona

Cataluña de caracterizó por tener importantes talleres de artesanos del vidrio provenientes de Francia. Dentro de los artistas más destacados se encuentran Serveri Dermasnes y Enrique Alemán.

En Tarragona se encuentra el monasterio de Santes Creus, donde se encuentran las únicas vidrieras de España con estilo cisterciense. Estas son veinte vidrieras grandes con terminaciones de medio punto, en donde los motivos florales son de estilo geométrico y se repiten en cada una de las vidrieras.

Más tarde el trabajo de la vidriera española se reafirmaría con la llegada del Art Noveau y el Art Deco, donde los vitrales logran fundirse completamente con la arquitectura.

Segunda Parte: Arte de las Vidrieras

El arte de las vidrieras ha evolucionado a lo largo de la historia, siendo el periodo gótico el más esplendoroso de este arte. A continuación presentamos una sencilla revisión de los periodos más interesantes del vitral.

 

Vidrieras Románicas:

Los vitrales románicos se caracterizan principalmente por contar con una sola figura o personaje de rasgos muy marcados. Otra característica son los medallones en los que habitualmente se reproducían escenas de la biblia o la vida de los santos y que podían ser ovalados, cuadrados o redondos y estaban rodeados de una estructura de fierro.

Este arte se expandió por Italia, Francia, Inglaterra y Alemania. Ejemplo de ello son la catedral Le Mans (Francia), la catedral de Augsburgo (Alemania) y la catedral de York (Inglaterra).

Vidrieras Góticas:

En el periodo gótico las vidrieras pasan a tener el protagonismo total en las iglesias, reemplazando en importantes ocasiones incluso a la pintura. La nueva arquitectura construyó grandes capillas con amplios ventanales, donde los vitrales servían también protección, iluminación y el medio iconográfico artístico.

Este periodo se caracteriza por la incorporación de una nueva técnica llamada “el amarillo de plata” que permitía un mayor cromatismo, al pintar los vidrios con diferentes tonos amarillos, suprimiendo los plomos. En esta época también se incorporó el vidrio doblado o plaqué, que daba mayor luminosidad a las catedrales.

Los vitrales más importantes de la época gótica las podemos encontrar en Francia con la catedral de Sainte-Chapelle, que se caracteriza por la perfección de la técnica del vitral. El Rosetón de Francia es uno de los más destacados de esta catedral con su flor de lis dorada, además del vitral del Zodíaco que muestra a un hombre de tres cabezas, simbolizando el pasado, el presente y el futuro.

Catedral Sainte Chapelle Francia

Vidriera Renacimiento:

El Renacimiento fue una etapa de transición, ya que a diferencia del gótico, este arte se vio desplazado por la pintura y la fascinación por la figura humana. El trabajo en los talleres de vidrieras disminuyó de manera importante, siendo prácticamente los talleres de estilo flamenco los únicos que seguían conservando su prestigio.

Respecto a la técnica, este arte comenzó a ser ejercido por pintores quienes utilizaron tonalidades más claras para dar mayor luminosidad a las iglesias. También se aplicó el desarrollo de la perspectiva, dando mayor profundidad de campo a los diseños.

Ya en el siglo XVII y XVIII el arte de las vidrieras comienza a decaer, los diferentes conflictos religiosos de la época terminaron por acabar con este tipo de arte. Sin embargo, en el siglo XIX con la llegada del romanticismo y su mirada nostálgica hacia el pasado el vitral experimentará un resurgimiento.

Vidriera en el S. XX

Con la llegada del modernismo el arte de las vidrieras se consolidó, creciendo hasta llegar a los talleres de autor que impregnaban las obras con su propio sello. La arquitectura incorporó materiales de cemento, hierro y acero, abriendo nuevos espacios para el arte de las vidrieras, las que se incorporaron en casas y edificios civiles.

Dentro de los artistas que se han destacado en el ámbito del vitral encontramos a Fernand Léger quien diseñó los vitrales de la iglesia del Sagrado Corazón, de Audincourt. También se encuentra Marc Chagall famoso por los vitrales del Hadassah-Hebrew University Medical Center, en Jerusalén.

Primera Parte: El Arte de las Vidrieras

 

El arte de las vidrieras o vitrales data de la antigüedad y por muchos años fue desarrollado por los monjes de las iglesias, con técnicas que se mantuvieron hasta el siglo XIX.

 

Hace más de seis mil años la antigua civilización egipcia ya había comenzado a experimentar el trabajo del vidrio, desarrollando los primeros recipientes y los esmaltes cerámicos. Tiempo después, en Pompeya los romanos hicieron uso de una técnica llamada “soplar el vidrio” para formar piezas que encajaran en las ventanas de sus construcciones.

Ya en el periodo del arte Bizantino comienza a destacarse el trabajo de los vidrieros, es una época que se caracteriza por los bellos mosaicos de emperadores y escenas del cristianismos en las basílicas e iglesias. Sin embargo, el trabajo de los vidrieros no estaba muy desarrollado y se basaba sólo en formas geométricas.

El verdadero arte del trabajo de vidrio se puede apreciar desde la época de la construcción de Catedral de Augesburg en Alemania en el siglo XI y más tarde con catedrales como Chartres o Canterbury.

Catedral de Augesburg

Catedral de Chartres (agradecimiento antonio vazquez)

En el siglo XII se produce una verdadera revolución para el arte de las vidrieras, ya que sale a la luz el tratado del monje benedictino alemán Teófilo, en el cual se encontraban todas las técnicas de pintura sobre vidrio, materiales, producción, colores, etc.

El libro explicaba que los elementos necesarios para la pintura de vidrieras eran arena, sal y cenizas. Además al añadirse óxido de diferentes metales se comenzaban a formar los colores del vitral. Por ejemplo, se utilizaba hierro y plata para el amarillo, para el rojo y verde se necesitaba cobre y para el azul se empleaba el cobalto.

Antes de aplicar la pintura se debía utilizar un molde de cartón y luego cortar los vidrios según el molde. Una vez cortados los vidrios se unían con miel de abeja y luego con varillas de plomo se formaban los paneles que finalmente eran instalados en los ventanales de fierro.

Como podemos ver el arte de las vidrieras por mucho tiempo estuvo ligado a los monjes, quienes para dar mayor luz a las catedrales preferían utilizar vidrios casi incoloros. Las técnicas desarrolladas por este monje alemán sorprendentemente fueron utilizadas casi sin variaciones hasta el sigo XIX.

 

Restauración de Muebles


Para realizar una restauración de algún mueble es necesario saber la causa de su deterioro, los materiales y la técnica utilizada en su construcción. Es importante saber que se debe intentar intervenir lo menos posible y tratar de evitar las nuevas piezas, ya que siempre se considerará una buena restauración aquella que logre conservar la integridad casi total del mueble.

A continuación revisaremos brevemente el proceso de restauración:

1-. Limpiar bien las piezas que se van a encolar y lijarlas.
2-. Si las piezas a encolar son de pequeñas dimensiones, emplearemos el pincel para aplicarles la cola; en caso contrario, se usara la espátula ( la cola se extiende siempre en las dos superficies).

3-. La capa de cola extendida sobre la superficie de la pieza debe recubrirla por completo, pero nunca debe ser superabundante; el exceso se eliminara inmediatamente.

4-. Una vez que se ha extendido la cola sobre las partes a encolar, hay que hacerlas encajar a la perfección, manteniendo su posición mediante una mordaza, a ser posible de madera. Si no disponemos de ella, emplearemos una mordaza metálica clásica o sargento de apriete; en dicho caso, colocaremos un pedazo de listón entre la herramienta y la pieza, para no dejar marcas en la madera.

5-.Para asegurar los ángulos encolados de una silla o de un cajón, se emplea una cuerda resistente, que tensaremos en torno a la pieza; es decir; alrededor del fondo de la silla o del cajón; para no dañar las aristas con la cuerda tensada, podemos insertar falcas de madera, dos en cada ángulo.

6-.Para asegurar superficies angulares oblicuas, por ejemplo la cornisa superior de un armario, existe un tipo de muelle que puede aplicarse después del encolado mediante la correspondiente tenacilla. (las mordazas o aprietes deben aplicarse por lo menos durante ocho horas).

7-. Cuando nos encontramos con el problema de un mueble con partes podridas e irrecuperables, trabajaremos con los injertos; los cortes se harán en ángulo para obtener una buena adherencia y la mayor solidez de los injertos, que se molduraran perfectamente complementarios.

Si buscas profundizar esta información contáctate con nuestra escuela de restauración en Barcelona y averigua sobretodos los cursos de restauración y conservación que tenemos para ti.